Curso-taller de cuentacuentos

Después de tanto tiempo contando, me decidí hace relativamente poco a impartir cursos de cuentacuentos.

Hasta ahora he realizado dos talleres intensivos, de 6 horas. Ayer fue el segundo, tres meses después del primero, con distinto grupo y más o menos el mismo guión y los mismos ejercicios. Fue genial.


Preparar un curso significa pasar revista a mi manera de hacer. Desde que elijo el cuento hasta que llega el momento de contarlo delante del público.
Ser consciente de todas mis herramientas, de mis recursos y artimañas.

Y la preparación plantea también una pregunta necesaria: ¿cómo lo podría hacer mejor? Para que mis alumnos no repitan mis errores.

Así que aprendo muchísimo.

Y luego hay más. Luego está la ejecución del curso, con todos los que vienen al taller. Cada uno con su voz, sus gestos, su mirada... Cada uno transmitiendo de una manera distinta.

Me encanta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada