Casa Pichincha

Casa Pichincha ha sido un lugar de encuentro, de creación. Un escenario abierto a propuestas de todo tipo. Un trampolín al firmamento para todo aquel que quisiera volar. Un abrillantador de estrellas. Una casa...

He tenido la inmensa suerte de asistir como espectadora a muchos de sus cabarets de cuentos, de clown, de circo, de magia, sus noches de improvisación.

He podido disfrutar de alguno de sus talleres.

Y me he subido también a su escenario.

He brillado con sus focos, he sido abrazada por el cálido aplauso de su público, he respirado su aire.


Adios Pichincha. Hasta siempre.


Muchísimas gracias por todo



***

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada